Your search results

Conoce y Evalúa Qué Tipo De Inversor Inmobiliario Eres 

Posted by Andreina Ochoa on febrero 10, 2020
| 0

La inversión en bienes raíces en los últimos cinco años se ha incrementado en ciudades de Estados Unidos como Detroit. Para nadie es un secreto que hoy en día un inversor inmobiliario de latinoamérica se acerca a la urbe en la búsqueda de una propiedad con el objetivo de tener mayor rentabilidad y así incrementar sus ganancias.

Si, como lo lees, mayor rentabilidad. Pero, hay algo que resulta curioso para aquellos que estamos inmersos en el mundo inmobiliario actual. Y es el hecho que cada inversor inmobiliario es diferente. Es decir, cada uno tiene su naturaleza.

En este sentido y en aras de descubrir cada uno de ellos en este artículo podrás leer una breve, pero concisa explicación de los tipos de inversores inmobiliarios que existen hoy en día. Sin más preámbulos empecemos.

El primer inversor inmobiliario es uno de los que más se consigue en este tipo de mercado y se le conoce como “El abierto”. Si de dar una definición se trata este se enfoca en escuchar cada una de las propuestas existentes y evaluarlas. Se caracteriza por buscar quien lo asesore en materia inmobiliaria. Además, su primera inversión suele ser pequeña.

Vea también: Para Poder Invertir en Detroit Debes Conocer Su Historia

 El Inversor Inmobiliario Osado Invierte Ocasionalmente  

Seguidamente en la lista se encuentra el inversor inmobiliario “Osado”, quien invierte ocasionalmente en el mercado. Algo que lo define sería que fácilmente vende los activos que adquiere y compra otros. Esto con el objetivo que los adquiridos sean completamente nuevos, pues siempre tiene en mente que estos serán más rentables.

El tercero es “El Cauteloso”, el cual tiene experiencia invirtiendo y piensa fríamente cada uno de sus pasos. Además, no solo evalúa la propiedad, sino también la zona en donde se ubica y los documentos que amparan la casa. Quienes invierten con este tipo de inversor tienen que tener conocimiento previo del mercado inmobiliario.

Ahora bien, cómo llámanos al que tiene como meta obtener ganancias rápidas y constantes de la propiedad. Sencillo ese es el “El Conservador”, en pocas palabras el solamente apuesta a los inmuebles que sean rentables y seguros.

Por último, se encuentra “El Acaudalado”, quien desde el primer instante se encuentra motivado por la inversión. Entre sus metas se encuentra el ubicar activos diferenciales que le generen ganancias importantes. Si hay algo que lo caracteriza es su preferencia por las viviendas de corte lujoso y que se ubiquen en zonas urbanas populares.