Your search results

Neuromarketing inmobiliario: apela a emociones para vender una vivienda

Posted by Andreina Ochoa on septiembre 23, 2019
| 0

El neuromarketing inmobiliario se define como un proceso que consiste en aplicar los conocimientos suministrados por la neurociencia, o el comportamiento del cerebro humano, a la actividad de bienes raíces.

Partiendo de este concepto, el neuromarketing inmobiliario a groso modo nos deja conocer en gran parte lo que los potenciales clientes realmente piensan sobre una vivienda. Gracias a el obtenemos una información fundamental que se emplea para afinar aún más nuestra estrategia de captación.

De acuerdo a lo que señalan los expertos la puesta en práctica de esta técnica en el mundo inmobiliario no es muy diferente a la de otros sectores en los que ya se maneja y trabaja el neuromarketing.

Según se pudo conocer el neuromarketing inmobiliario puede aplicarse básicamente en dos escenarios. El primero al optar por una casa en el proceso de compra, y segundo cuando el cliente se encuentra entrando a una agencia inmobiliaria.

En ambos contextos el futuro comprador absorbe una serie de intensas emociones que son viables de precisar y clasificar, con la finalidad de poderlas reproducir  luego. En este sentido, hay que precisar que una de las premisas del neuromarketing es vender a la mente y no a la gente.

Vea también: PropTech: tendencia empresarial que revoluciona el sector inmobiliario

 La clave del Neuromarketing inmobiliario es conocer y entender al cliente

La clave en este proceso se basa en conocer y entender al cliente, además claro esta de  satisfacer sus necesidades. Para lograr la meta, a continuación te daremos una cantidad de sugerencias que debes seguir al pie de la letra.

El primero es despertar buenos recuerdos. Utiliza elementos decorativos de la vivienda para rememorar sentimientos y sensaciones positivas. Si generas dichas sensaciones existe un 50% de probabilidad que el cliente tome la iniciativa de comprar la vivienda.

Seguidamente puedes elaborar mensajes que influencien: Una muy buena manera de crearlos es descifrar las características de la vivienda en forma de beneficios personalizados. Este tipo de mensajes suelen ser  más efectivos a la hora de tomar una determinación.

Otro consejo es prestar atención al comportamiento y emociones del cliente: Fíjate muy bien en sus expresiones, en su forma de caminar,  y si se involucra o no con el entorno. Todo lo mencionado te ayudará a saber que siente cuando está visitando la vivienda.

Finalmente se sugiere también colocar un tipo de música a un volumen adecuado y alineado con el público que visita la vivienda. Recuerda que estás vendiendo un hogar y no una propiedad.

Project 4 Design