Your search results

No existe una temporada específica para vender o comprar una casa

Posted by Andreina Ochoa on enero 31, 2019
| 0

¿Realmente existe una temporada especial para vender o comprar una casa?, esta es la interrogante a la que le daremos respuesta en este artículo.

Al pensar en una época ideal para vender o comprar tu vivienda a muchos se le viene a la menta la primavera, pues es en ese momento en el que hay más transacciones inmobiliarias, de acuerdo a lo expresado por los expertos.

No obstante, no existe una época específica para vender o comprar. A lo que usted debe prestarle mucha atención es que uno de los elementos que determinará cuándo es el tiempo ideal para ello es la oferta y la demanda existente en el mercado.

Un factor que usted también debe tomar en cuenta es que el interés de los inversionistas y las personas en general por la compra o venta de una vivienda es variable y diferente mes a mes.

En el caso de vender la primavera es muy buena temporada. Sin embargo, el verano, otoño e invierno tienen también tiene cosas positivas que usted puede utilizar a su favor.

Vea también: Recomendaciones para vender una casa por Internet

En invierno usualmente el stock de viviendas es menor   

Si hablamos de comprar por ejemplo en el invierno, en la mayoría de los países, este tiempo el stock de viviendas es menor y las que quedan disponibles son aquellas que no se han vendido a lo largo del año, situación que tiene sus pro y contra.

Hay que saber en que tipo de mercado compramos o vendemos 

Por otro lado, un punto que hay que tener en cuenta antes de comprar o vender una casa es el tipo de mercado en el cual vamos a sumergirnos y estudiar su comportamiento con el pasar de los meses.  

Para las personas que no saben de tendencias en el mundo de los negocios existen tres tipos de mercado: uno barato conocido oficialmente como mercado de compradores; uno normal o neutro y otro caro o mercado de vendedores.

Cuando hay más oferta (propiedades listadas) que demanda (compradores interesados) quien domina los precios es el comprador, el cual tiene la posibilidad de ajustarlos, y como es lógico los ajusta a la baja. En el mercado neutro se establece un equilibrio entre la oferta y la demanda. Y en el mercado de vendedores la demanda es superior a la oferta.